La Gobernadora de Río Negro pidió el envío de fuerzas federales pero el Gobierno nacional se negó

Política

Ante los ataques de grupos mapuches.


Un grupo de mapuches volvió a cometer hechos de violencia, que el Gobierno de Río Negro calificó como “terrorismo” y es por eso que avanzará con una denuncia ante la Justicia. En este marco, la Gobernadora Arabela Carreras solicitó al poder Ejecutivo Nacional el refuerzo de la presencia de efectivos de seguridad federal pero el propio ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, negó que los vaya a enviar.

-¿Va a mandar fuerzas federales a Río Negro por el ataque incendiario de un grupo mapuche que incendió un campamento de Vialidad, como le pidió la gobernadora?, le preguntó Infobae al ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández. Su respuesta fue escueta pero contundente: “No mandaré fuerzas federales”.

La mandataria provincial se comunicó telefónicamente con el funcionario de Alberto Fernández ayer a las 7.30 de la mañana para solicitarle la intervención de las fuerzas federales, ante los constantes episodios “que protagonizan estos grupos violentos”.

También basó su reclamo en que el Gobierno de Río Negro presentaría ante los tribunales federales de Bariloche una denuncia por “terrorismo”, en la que no sólo incluirá el reciente ataque a las dependencias de Vialidad Nacional, sino también el incendio que desconocidos provocaron en el flamante Centro de Información Turística de El Bolsón, ocurrido durante la madrugada del domingo.

No estoy de acuerdo con el gesto de tomar acciones directas, que es lo que está sucediendo en la Cuesta del Ternero. Pero tampoco estoy de acuerdo con que no se pueda amigarse con esa situación -por los ataques Mapuches-. Creo que hay que encontrar una mesa de diálogo, que de hecho está previsto eso, donde se puedan sentar las autoridades provinciales, y los jóvenes que participan de la comunidad Mapuche. Hablar. Siempre la salida es el diálogo y encontrar una salida que satisfaga medianamente a todos, y no tener que tomar medidas de otras características que nosotros no pensamos tomarlas de ninguna manera”, explicó el ministro de Seguridad.

Ante diversos medios de comunicación la gobernadora afirmó: “Le pedí a Nación la inmediata intervención de las fuerzas federales de seguridad para actuar en la región y prevenir nuevos hechos”, y aseguró que recibió el compromiso de acompañamiento por parte de Aníbal Fernández.

Durante la madrugada del lunes al menos tres encapuchados atacaron el campamento de Vialidad Provincial en el camino que conduce a la base del cerro Catedral, ubicado a pocos kilómetros del centro de Bariloche.

El asalto estuvo cargado de violencia, incendiaron un depósito y máquinas viales y dejaron maniatado al cuidador y a su esposa. Los atacantes atribuyeron el hecho a la lucha que las comunidades mapuches mantienen en la zona, en el marco de un plan de reivindicación territorial.

Antes de retirarse dejaron varios escritos con amenazas dirigidas a Arabela Carreras, los fiscales Betiana Cendón y Francisco Arrien y el juez Ricardo Calcagno. Se trata de los funcionarios judiciales que intervienen en el episodio de Cuesta del Ternero, en la zona rural de El Bolsón, donde una fuerte presencia policial impide que el grupo que quedó dentro de la ocupación reciba alimentos ni ropa desde afuera. Se trata de una comunidad que recientemente salió a la luz, llamada Lof Quemquemtrew.

El predio, conocido como Tapera de los Álamos, fue restituido a sus propietarios a partir de una medida que dispuso el Ministerio Público Fiscal de Río Negro, aunque los encapuchados de la supuesta comunidad Quemquemtrew lograron reingresar. Desde ese momento la Policía de la provincia cuenta con una fuerte custodia, mientras que allegados a quienes mantienen la ocupación e integrantes de otras comunidades protagonizan constantes ataques a los efectivos de la fuerza rionegrina.

Esa ocupación ocurrió hace dos semanas. El pasado domingo a la madrugada, antes del incendio en el campamento de Vialidad, otro episodio puso en alerta a la provincia patagónica, otro grupo de supuestos mapuches incendiaron un centro de informes turísticos que estaba a punto de ser inaugurado en El Bolsón.

Los textos, intimidatorios descubierto por los investigadores hacen mención a la guerra que -según ellos- harán las nuevas generaciones mapuches contra los “winkas terratenientes”. El papel relaciona este hecho con la ocupación de un terreno en El Bolsón.

“Los niños mapuches crecerán y vencerán en el weichan, la tierra no se vende, se defiende. Fuera winkaes terratenientes de wallace mapu” dice uno de los escritos, en el que había simbología mapuche.

En otro de los panfletos escritos a mano se lee: “Arabela Carreras, Cendón, Arrien, Calcagno. Los niños mapuches crecerán y vencerán en el weichan (guerra). La tierra no se vende, se defiende. Fuera winkas (criollos) terratenientes de wallmapu”.

El Lof Quemquemtrew comenzó la recuperación de sus supuestas “tierras ancestrales” el sábado 18 de septiembre: “Hacemos público y reivindicamos la recuperación territorial del cuadro conocido como Tapera de los Álamos en el paraje de la Cuesta del Ternero, deshabitado hace más de 50 años”, difundieron a través de las redes sociales y denunciaron que esas zonas están a merced de intereses inmobiliarios, forestales e hídricos.

Por su parte otras comunidades mapuches respaldaron el accionar de la Lof Quemquemtrew: “Apoyamos y saludamos con inmensa alegría al nuevo proceso de recuperación territorial en zona de Cuesta del Ternero” mencionaron y aseguraron que “este proceso de reivindicación territorial se encuentra enmarcado como parte del levantamiento espiritual en Puelmapu” y agregaron que “sólo retornando al territorio es la única manera de reconstruirnos como pueblo en todos los aspectos”.

“Tuve una buena charla esta mañana -por ayer- con la gobernadora. Me contó cual era su visión y las acciones que iba a llevar a la práctica”, reconoció el ministro de Seguridad y aclaró que al medio día recibió a una delegación de la APDH que le contó su propio parecer sobre la tensa situación que se vive en la provincia.

Por su parte Fernández le dijo que unos días antes de los últimos ataques protagonizados por los encapuchados, intento hablar con el juez que lleva las causas, pero no consiguió.

Ante los representantes de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos el ministro de Seguridad repitió lo que más temprano ya le había mencionado a Carreras, que la posición del gobierno de Alberto Fernández es que la solución se encontrará dialogando no con más violencia.

Este tipo de hechos no sólo son un ataque contra la institucionalidad de la provincia, sino que significan un eventual riesgo para nuestros vecinos. No vamos a permitir que se tome a los rionegrinos de rehenes en ninguna circunstancia”, manifestó anoche la gobernadora y aseguro que “no avalamos ningún tipo de violencia sin importar el sector del cual provenga, y repudiamos cualquier tipo de ataque, porque esta no es la forma de resolver las diferencias con el Estado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *