YPF canceló el peor contrato creado en la era macrista

Economía

La petrolera informó a la Bolsa que acordó con una empresa belga la interrupción de un contrato a 10 años firmado en 2018 para producir GNL con una barcaza que hizo exportaciones a pérdida.


En una comunicación a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, YPF informó que canceló los contratos con el grupo belga Exmar para utilizar una barcaza de gas natural licuado (GNL) instalada en el puerto de Bahía Blanca. De esa manera, quedaron sin efecto los convenios firmados en 2018 por la gestión de la empresa encabezada por Miguel Gutiérrez que generaron exportaciones de GNL a pérdida. Esto confirma que el contrato firmado por el gobierno macrista fue el peor de la historia, llevado a pérdidas a la empresa YPF.

La compañía estimó un valor de pérdida de aproximadamente 800 millones de dólares si el proyecto de la barcaza de licuefacción de gas natural licuado en Bahía Blanca continuara en hasta el 2029. Por qué fracasó el plan del macrismo.

Según declaró YPF, las exportaciones de los primeros años serían por un monto de unos U$S 200 millones anuales, monto que luego se incrementaría al avanzar el contrato. Sin embargo la exportación en el primer año de funcionamiento de la barcaza fue de apenas 40 millones.

Mediante el acuerdo entre YPF Exmar, la petrolera deberá abonar USD 150 millones y Exmar no tendrá derecho a iniciar reclamos arbitrales o judiciales. Según explicaron fuentes del sector energético, para YPF la solución alcanzada es más ventajosa en términos económicos que seguir adelante con el contrato.

La nota de YPF, suscripta en carácter de tratarse de un “hecho relevante” de los que las empresas cotizantes deben informar al mercado, concluye explicando que la petrolera “abonará la suma transaccional total de US$ 150.000.000, con un pago inicial de US$ 22.000.000 y la suma restante se abonará en 18 pagos mensuales”.

El acuerdo celebrado por YPF en 2018 tenía una duración de 10 años, un monto total de USD 1.100 y carecía de una “cláusula de salida” o alguna herramienta para cancelarlo. Por tal motivo, para la disolución del conflicto debió recurrirse a un arreglo extracontractual, que aún con sus costos para la empresa fue más provechoso que haber seguido adelante con un negocio que, según fuentes del sector energético, no era conveniente para YPF en términos económicos y, con la aparición de la pandemia en el escenario global, se volvió inviable.

Una vez más esta situación demuestra que el gobierno de Macri nunca estuvo a la altura de las circunstancias, poniendo sobre los intereses propios de un país los intereses personales y amistosos con los más cercanos a ese gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *