Los empresarios se preparan para ir a la Justicia si avanza el Impuesto a la Riqueza

Economía

Creen que el cobro a los accionistas locales genera competencia desleal. 


La decisión de comenzar a darle trámite legislativo al proyecto de ley del Aporte Solidario por Única vez a las grandes fortunas, o impuesto a la riqueza, que se discutirá hoy en la Cámara de Diputados, generó mucho malestar en el mundo empresario que creía que el tema había sido dilatado y que no se volvería a hablar hasta marzo de 2021 como mínimo.

Los grandes empresarios reunidos en lo que se denomina el Grupo de los 6 (G6), la noticia cayó de sorpresa y empiezan a vislumbrar un camino de judicialización de la medida. “Nosotros habíamos mantenido conversaciones con el presidente Alberto Fernández al respecto y entendíamos que el tema se había dilatado. Esta no es la agenda que necesita la Argentina”, explicó una fuente del grupo,

El G6 está integrado por la Unión Industrial Argentina (UIA), Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Bolsa de Cereales de Buenos Aires y Sociedad Rural Argentina (SRA). Hace poco, había emitido una carta apoyando las gestiones con el Fondo Monetario Internacional y el acuerdo con los acreedores privados y había mantenido silencio respecto al impuesto. “No queríamos ponerlo en el centro de la discusión cuando todo hacía suponer que no se iba a dar”.

Uno de los puntos que más atacan desde el sector provado, además de que “todo el tiempo cambian el uso que se le daría a lo recaudado”, es que abarque a los accionistas. “Esto es un despropósito”, señalan.

“Es una locura que los accionistas locales de una empresa tengan que pagarlo, porque supongamos que hay un puerto en el gran Rosario -la zona por la que se exporta casi el 80% de la producción agrícola del país- que es de capitales nacionales, por lo que sus accionistas deberán pagar el impuesto, mientras que su vecino que es un puerto propiedad de una gran multinacional no está alcanzado. Esto genera competencia desleal”, explicaron.

Como consecuencia de esto, no sólo que se ahuyentan a las inversiones y los posibles inversores, sino que van a caer el valor de las acciones de todas las empresas argentinas”, agregaron.

Por ahora no habrá una expresión pública al respecto hasta que la norma no comience a caminar el derrotero legislativo, pero el enojo de los empresarios es con el presidente Alberto Fernández. “En varios encuentros expusimos nuestro parecer, hemos tenido varias cenas en donde se le explicó el conflicto que esto puede generar y había expectativa de que cambie lo que querían discutir”.

La expectativa estaba centrada en la posibilidad de que exista una especie de exoneración en aquellos casos en donde las empresas se hubieran comprometido a una inversión concreta. “Nosotros buscábamos algo que incentive la inversión porque este impuesto es parte de la agenda que la Argentina no necesita, es volver a la grieta. Se podría haber trabajado en otros impuestos que son más progresivos”, agregó un hombre fuerte del Grupo de los 6.

El impuesto, redactado por el diputado Carlos Heller a pedido del presidente del bloque, Máximo Kirchner, establece el pago de una tasa progresiva para las personas físicas o “humanas” argentinas a partir de los $200 millones. No importa que la persona tenga residencia fiscal en otro país, pero no alcanza a los extranjeros. Fue cuestionado por especialistas en impuestos y por otros empresarios.

Arranca con una alícuota del 2% y llega hasta 3,5% para patrimonios de más de $3.000 millones en el país. La tasa se eleva hasta un máximo de 5,25% para quienes tengan bienes en el exterior. Si deciden repatriar el 30% de sus tenencias financieras afuera, quedarán exceptuados de ese diferencial y serán igualados con el resto de los aportantes en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *