Documental a 10 años de la muerte de Néstor Kirchner

Nacionales

Se entrevistó a los referentes políticos y sociales que acompañaron al el ex gobernador de Santa Cruz a lo largo de su carrera.


Néstor Kirchner asumió la presidencia el 25 de mayo de 2003 y conformó un gabinete con dirigentes que serían protagonistas tanto dentro como fuera del gobierno durante los próximos 17 años de la política argentina. Muchos de ellos permanecieron para acompañar a Cristina Kirchner en sus dos mandatos, otros se retiraron de la función pública, algunos se volvieron opositores y unos pocos volvieron a la Casa Rosada de la mano de Alberto Fernández en 2019.

La muerte del ex presidente el 27 de octubre de 2010 sacudió a todo el arco político y sobre todo al peronismo, que debió encarar un proceso de reconstrucción interna y recostarse en Cristina Kirchner, quien un año después del fallecimiento de su esposo debió ir por la reelección, la cual obtuvo cómodamente con más del 54% de los votos.

A 10 años de un hecho que quedará para siempre en la historia, se entrevistó a los dirigentes más cercanos al ex jefe de Estado, que recordaron los puntos más importantes de su gobierno, su relación personal, cómo era la toma de decisiones y el momento en que se enteraron de la muerte, entre otras cosas.

Aníbal Fernández es uno de los funcionarios más relacionados con el kirchnerismo en general y con Néstor Kirchner en particular. Rápidamente se convirtió en una de las espadas del espacio que defendió las medidas que se tomaban y su impronta lo llevó luego ser jefe de Gabinete dos veces con Cristina Kirchner. Además, fue Ministro del Interior, de Justicia, secretario general de la Presidencia y senador nacional. Al ex presidente lo conoció en 1989 en Santa Cruz, cuando Néstor lanzaba su precandidatura a gobernador. Fue parte del círculo íntimo que viajó a El Calafate para ver el cuerpo.

Ginés González García fue Ministro de Salud y Ambiente entre 2002 y 2007. Comenzó su gestión con Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, de íntima relación, lo mantuvo en el cargo. Su gestión es recordada por el Plan Remediar, que garantizó el acceso gratuito de medicamentos a los sectores más pobres de la población. Bajo sus órdenes, se enviaron insumos a más de 6.600 Centros de Atención Primaria de la Salud. También logró un fuerte descenso de la mortalidad infantil, llegando en 2006 a un 11% menos que el año anterior. Luego, en 2007, García fue nombrado embajador en Chile, cargo en el que permaneció hasta 2015. En 2019, Alberto Fernández, que era jefe de Gabinete con Néstor Kirchner, lo convocó nuevamente para hacerse cargo de la cartera de Salud.

Oscar Parrilli es desde 2003 unas de las personas más cercanas a Néstor y Cristina Kirchner. Fue secretario general de la Presidencia hasta 2014, cuando la ex presidenta lo nombró titular de la Agencia Federal de Inteligencia. Hoy es parte del riñón cristinista y la voz de la vicepresidenta en el Senado. A Néstor Kirchner lo conoció en 1986 durante una reunión del peronismo patagónico en Santa Cruz. Al otro año, Parrilli fue candidato a intendente de Neuquén y Néstor de Río Gallegos.

Enrique “Pepe” Albistur fue secretario de Medios entre 2003 y 2009. Si bien forjó una gran amistad con Néstor Kirchner, siempre tuvo un vínculo muy cercano a Cristina. De hecho, a ella la conoció antes. Y desde un primer momento entre los tres -junto a Alberto Fernández- se encargaban de la campaña de Néstor. Cuando ganan la elección en 2003, Albistur le dice a Cristina Kirchner que quería ser parte del gobierno. Luego de la muerte, “Pepe” fue el ideólogo de la campaña homenaje con el afiche “Por siempre Néstor, fuerza Cristina”.

Julio de Vido es un dirigente que acompañó a Néstor Kirchner durante toda su carrera política. Entre 1991 y 1999 fue Ministro de Economía y Obras Públicas de Santa Cruz y entre 1999 y 2003 Ministro de Gobierno de esa provincia. Luego, cuando el entonces gobernador llega a la Presidencia, De Vido se convirtió en Ministro de Planificación Federal y permaneció allí hasta 2015, cuando Cristina Kirchner dejó el poder.

Daniel Scioli es otro hombre muy ligado al Frente para la Victoria desde sus comienzos. A lo largo de los doce años de gobierno del matrimonio Kirchner ostentó dos cargos trascendentales: vicepresidente de Néstor y gobernador bonaerense durante las dos presidencias de Cristina. Además, fue el candidato del espacio en 2015, cuando la ex presidenta no podía reelegir. Al ex presidente lo conoció tan solo un año antes de asumir, en 2002, en El Calafate, a donde había viajado por su cumpleaños. Se lo presentó Cristina, quien lo invitó a un almuerzo con Néstor. En 2003, Scioli iba a ser candidato a jefe de Gobierno porteño, pero Néstor Kirchner lo convocó para ser su compañero de fórmula.

Miguel Núñez fue el vocero presidencial entre 2003 y 2009. A Néstor y Cristina Kirchner los conoció en 1994 cuando se reformó la Constitución y ambos eran convencionales constituyentes por la provincia de Santa Cruz: “De Néstor aprendí desde el primer día hasta el último, todos los días me sorprendía algo y aprendía algo nuevo. Porque además yo tuve el privilegio de que él tuviera conmigo un trato muy especial, muy particular. No sé si mejor ni peor que el de nadie ¿no? Él conmigo siempre fue muy protector, muy consejero”, resumió su relación con el ex mandatario.

Néstor Kirchner creó en 2003 el cargo de Subsecretario de Tierras para el Hábitat Social y lo ocupó Luis D’Elía. Previo a eso, el dirigente piquetero organizó la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat, una agrupación que representa a los desocupados y forma parte de la CTA. Desde un principio se encolumnó dentro del núcleo duro kirchnerista y era el encargado, junto a otros dirigentes, de defender ante la opinión pública las políticas implementadas por el ex presidente. Su figura cobró una especial relevancia debido a la importancia que Néstor Kirchner le dio a la presencia del Estado en las problemáticas sociales.

Milagro Sala, dirigente social creadora de la Tupac Amaru y ferviente defensora de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, lo conoció al ex presidente cuando la convocó a la Quinta de Olivos para saber cómo su organización trabajaba con los comedores comunitarios sin ayuda del Estado. Parecido a lo ocurrido con D’Elía, el apoyo de Sala a los doce años de gobierno kirchnerista se debe a la implementación de políticas sociales que le dieron reconocimiento a movimientos como el que ella conduce: “Son cosas que nos comenzaron a conquistar y nos conquistaron muchísimo. De ahí comenzamos a decir que realmente iba a gobernar pero con mucha responsabilidad. Nos enseñó cómo se trabajaba y nos pidió que militemos en partido políticos para reconstruir la Patria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *