Comenzó en Washington un nuevo capítulo de la compleja negociación entre el Gobierno y el FMI

Economía

Los funcionarios del Ministerio de Economía iniciaron ayer las reuniones con el staff del organismo multilateral en la capital norteamericana, en búsqueda de tratar de avanzar hacia un acuerdo para fines del primer trimestre del año próximo.


La Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzaron el lunes una nueva ronda de negociaciones en Washington en pos de un nuevo acuerdo para refinanciar la deuda del país más allá del 2023.

Fuentes en Washington indicaron que los encuentros, que serán virtuales y presenciales –como ocurrió en Buenos Aires con la misión del mes pasado– se harán desde el lunes entre el equipo de la Secretaría de Finanzas y el staff del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo multilateral.

El punto central es avanzar en el programa de financiamiento que el Gobierno quería tener para fin de este año, pero que ahora admite que se podría firmar entre marzo y abril.

Del lado argentino, se trata del equipo que conduce Diego Bastourre, acompañado por el representante argentino ante el Fondo, Sergio Chodos. Curiosamente, no viajó ningún funcionario del Banco Central, pese a que todos los acuerdos de los países se negocian con la participación de este organismo.

Del lado del FMI, se sentarán la vicejefa del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de la misión para la Argentina, Luis Cubeddu.

Según informó el Palacio de Hacienda, “las reuniones, que se realizaron en la embajada argentina en Washington, se iniciaron a las 9 de la mañana horario de Washington DC, con la presentación del Subsecretario de Servicios Financieros, Mariano Sardi, sobre los proyectos de la Secretaría de Finanzas para fomentar la inclusión financiera, sumando el relanzamiento del Consejo de Coordinación de la Inclusión Financiera (CCIF) y la nueva Estrategia Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), entre otros. También participó Maral Shamloo, del equipo del FMI”.

“Se generó un intercambio fluido con los expertos y los representantes del FMI, sobre el diagnóstico y las herramientas más eficientes para abordar la problemática de brechas territoriales, sociales y de género en términos de inclusión y educación financiera”, indicó la cartera que conduce Martín Guzmán.

En el segundo encuentro, “los representantes del FMI junto con un panel de expertos presentaron un programa de “Market Intelligence” sobre las tendencias generales y el sentimiento de los inversores hacia los mercados emergentes y Argentina”.

Por la tarde, Diego Bastourre y Ramiro Tosi, subsecretario de financiamiento, “presentaron la mejora del perfil de vencimientos de deuda con acreedores externos con inversiones en activos con legislación local, como resultado de diversas operaciones de canje realizadas durante el 2020″. Finalmente, precisaron que “mañana continuarán las reuniones y se trabajará en la estrategia para la profundización del financiamiento vía el mercado de capitales doméstico”.

Kozack y Cubeddu ya estuvieron en Buenos Aires el mes pasado y se reunieron con Guzmán y otros ministros del gabinete. Además, se encontraron con los titulares de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont (a quien le preguntaron por las proyecciones de recaudación 2021) y con su par del Banco Nación, Eduardo Hecker, a quien consultaron por la asistencia de la entidad al Tesoro Nacional, que se encuentra dentro de los límites que marcan las normas prudenciales.

La delegación también se reunió con importantes líderes del sector empresarial, que le transmitieron sus dudas por la falta de señales de mediano plazo para reactivar la confianza, un mensaje que hizo propio la canciller de Alemania, Angela Merkel, cuando realizó una exposición virtual en la conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Luego de volver a Washington, antes del Día de Acción de Gracias, comenzaron a trascender del lado del Gobierno supuestas conclusiones de estos encuentros oficiales. Una de las versiones más curiosas señalaba que el FMI no quiere que haya una devaluación del tipo de cambio en el mercado oficial.

Lo que el staff piensa en realidad es que la Argentina tiene un problema de fondo, que es el exceso de emisión monetaria, que si bien se justificó durante la pandemia, debe ser reducido en forma consistente. Y cree que esta emisión es la que genera una fuerte expectativa de devaluación, que ya está internalizada entre los agentes económicos, locales y extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *